¡Últimos días de rebajas!

Sólo quedan unos días para aprovecharte de las rebajas de verano en Fashion Baby Place. Solo unos días para hacerte con ese modelo con el que sueñas para tu princesa, a un precio increíble.

En Fashion Baby Place puedes elegir entre las mejores marcas españolas de moda infantil: Tartaleta, Eve Children, Nora Norita Nora, Paloma de la O, Rochy, Nachete, José Varón, ahora con descuentos que llegan hasta el 70%.

Recuerda que te enviamos tu compra gratis si supera los 30 euros, tanto si vives en la península como si tienes la suerte de hacerlo en las islas Canarias.

Además, te obsequiamos con un 10% de descuento adicional de bienvenida si es tu primera compra en nuestra tienda online. Usa el código HOLA10 para beneficiarte de este descuento.

Suscríbete a nuestra newsletter para estar informada de todas las novedades de la moda infantil y aprovecharte de nuestras promociones especiales, los flash sales y otras ventajas para nuestros clientes registrados.

Te esperamos en Fashion Baby Place, el punto de encuentro de los amantes de la moda infantil española.

 

Ultimos_dias_rebajas_moda_infantil

La reforma de los horarios laborales aterriza en la agenda política

Con décadas de retraso, la ineludible reforma de los horarios laborales en España por fin llega a la agenda de los partidos políticos. En sus propuestas electorales, la conciliación de la vida laboral y familiar ocupa lugares destacados. Esperemos que el asunto no se quede en el saco de las promesas electorales incumplidas.

Hay factores que incitan al optimismo: a juzgar por los pasos que se van dando en alguna comunidad autónoma, parece que la voluntad política empieza a materializarse en iniciativas concretas. Por ejemplo, en Cataluña ya hay una ponencia legislativa en el Parlament, con bastante nivel de concreción en cuanto a contenidos, con el fin de lograr un pacto entre los agentes sociales para introducir la reforma horaria no solo en el ámbito de la administración, sino también en las empresas. Incluso se ha fijado una fecha objetivo para que los nuevos horarios estén funcionando: septiembre de 2018.

La complejidad de cambiar los horarios de un país es evidente. Son muchos los intereses que hay que conjugar, y muy diversos los sectores que es necesario engranar: el ámbito educativo, el comercio, la administración, los horarios televisivos y hosteleros… Sin embargo, la sociedad española no se puede permitir seguir en la inacción, sufriendo unos horarios que imposibilitan la conciliación y, además, son tremendamente improductivos.

Relojes ensamblados

Echemos un vistazo a las propuestas que se van a plantear en Cataluña, donde parece que se avanza en este asunto, desglosándolas por sectores:

Enseñanza: la ponencia legislativa propone un horario lectivo de 8.30 a 16 horas, llegando hasta las 19 horas para las actividades extraescolares.

Comercio: se plantea un marco referencial de apertura de 7 a 20 horas. Este sector es especialmente complejo, debido a la disparidad de intereses.

Horarios televisivos: el gobierno autonómico plantea que los medios de titularidad pública fijen el prime time entre las 20 y las 23 horas.

Administración: establecer como horarios de permanencia obligada de 9 a 12 horas y de 14 a 15 horas, mientras  el resto de la jornada se repartiría entre las 7.30 y las 18 horas. Suprimir la pausa de 20 minutos para el desayuno, tiempo que se trasladaría a la comida, que debería hacerse entre las 12 y las 14 horas.

Fabián Mohedano, uno de los principales impulsores de la reforma, aspira a tener la ponencia conjunta lista en julio, que parece avanzar con el consenso de todos los grupos del Parlament. El promotor reconoce que existen cuestiones que no se pueden legislar, pero el hecho de tener un marco referencial le parece fundamental para hacer avanzar la reforma en el ámbito de la empresa privada, lo cual requiere también un cambio en la concepción cultural del tiempo.

También se está trabajando en el ámbito de sindicatos y patronal, tratando medidas concretas, con el objetivo de llegar a un acuerdo general en julio. La anomalía de los horarios españoles  nace de unas estructuras laborales rígidas, largas y presencialistas, con las que es urgente acabar, antes de que acaben con nosotros. La flexibilidad es la clave y es urgente alcanzarla en el marco de las negociaciones colectivas. Las conversaciones se dirigen a sustituir el tiempo de desayuno por la comida en las jornadas de cinco o seis horas seguidas. Asimismo, se propone incentivar que el almuerzo tenga lugar entre las 12 y las 14 horas, y si se debe cenar en el puesto de trabajo, que sea entre las 19 y las 21 horas. Para ello, se deben adecuar lugares específicos en las empresas.

El documento sobre el que trabajan los agentes sociales apuesta por regular las bolsas horarias como elemento de flexibilidad. Asimismo, siempre que el sector lo permita, se debería optar por favorecer la jornada continua o, en todo caso, acortar la pausa de la comida. Este es uno de los elementos fundamentales para liberar tiempo y salir antes del trabajo. También se debería introducir, siempre que sea posible, flexibilidad en el horario de entrada y de salida, compensable a lo largo de la semana. Se considera positivo establecer una franja horaria de presencia física obligatoria y otra flexible. Los agentes sociales tienen claro que la reforma horaria mejorará la eficiencia y la competitividad del sistema económico, aunque no se puede aplicar de forma uniforme debido a las diferentes características de cada sector.

Frente a los detractores, que critican las “injerencias” de la iniciativa, los promotores recuerdan que la reforma no pretende que nos vayamos a dormir a las 11 de la noche por decreto: la franja horaria prevista para el ámbito del ocio es de 6 a 2.30 horas. La ley, señalan sus impulsores, beneficiará especialmente a los niños, a los trabajadores y a las mujeres. Nosotros diríamos que recuperar nuestras vidas nos beneficiará a todos.

Con informaciones publicadas en La Vanguardia el 6 de junio de 2016.

 

Ni una palabra sobre conciliación en el debate a cuatro

Nada. Esto es lo que parece importarles la conciliación del trabajo con la vida familiar a los cuatro candidatos a presidir España, a juzgar por el tiempo que le dedicaron en el debate televisado ayer: ni un segundo. También dejaron de lado la necesidad de reformar los horarios laborales para abolir la jornada partida, que es la razón principal por la que la conciliación se ha convertido en una misión imposible para la mayoría de españoles. Mal vamos si nuestros líderes otorgan tan baja prioridad a uno de los principales problemas que sufrimos, porque es el que condiciona el factor más valioso de las vidas de todos: el tiempo.

Sigue leyendo